Saltar al contenido
Usuireiki

Enviar Reiki a distancia a tu «yo más joven»

enviar reiki a distancia a tu yo más joven

Una de las cosas que puedes hacer al instruirte en reiki es enviar reiki a distancia a tu yo más joven.

Entrénate a ti mismo en la sanación a distancia trabajando contigo mismo. En lugar de hacer autocuraciones como hiciste con Reiki 1, ahora puedes enviarte Reiki a ti mismo «a distancia».

Usa la sanación a distancia para sanar los problemas de tu propia vida. Siéntese en su área de curación. Medita lo suficiente para despejar tu mente, relajar tu cuerpo y establecer la concentración.

Visualízate acostado en la cama y envía energía a tu «yo distante». Visualizándote en una habitación diferente a una hora ligeramente diferente, empiezas a «doblar» el tiempo y el espacio.

Luego, cuando te acuestes en la cama para dormir, observa cualquier sensación que indique el flujo de Reiki que llega. La verdadera prueba será ver qué tan bien duerme y se siente en la mañana.

Una vez que estés familiarizado con el envío de sanación a distancia, practica el envío de Reiki a otros sanadores de Reiki que entiendan el proceso.

A medida que vayas adquiriendo experiencia, comienza a compartir Reiki a distancia con amigos y familiares. Utilice fotografías, notas escritas o visualización para facilitar la curación.

El procedimiento de entrenamiento más poderoso que guío a los estudiantes para que se involucren consiste en enviar sanación a distancia a su «yo más joven».

Este proceso puede requerir varios meses, sanando un año de vida a la vez.

Si, por ejemplo, ahora tienes 26 años, envía energía a ti mismo cuando tenías 25 años. Durante tu próxima sesión de autocuración, envía Reiki a cuando tenías 24 años de edad.

En última instancia, envía Reiki a tu mismo nacimiento y más allá.

Asegúrate de tomar nota de este proceso de curación. Si se vuelve demasiado intenso, disminuye la velocidad y toma unos días de descanso. ¡No hay prisa! Te has tomado toda una vida para acumular tus problemas; no necesitas descartarlos todos esta semana.

Cada sesión de sanación se centra en un año de vida a la vez. Establece un ritmo al que puedas enfrentarte cómodamente a tu pasado, traerlo a tu conciencia presente y permitir que el Reiki te ayude a reconciliar cualquier asunto pendiente.

El Reiki cambió mi vida, cambió mi actitud hacia la vida. En primer lugar, me ayudó a reorganizar mi vida al aprender a tratar y amar a mi cuerpo de la manera correcta cuando estoy perdiendo el control sobre él.

Sanarse físicamente ha sido siempre un proceso de aprendizaje para poder darnos cuenta de que necesitamos un cuidado y una conciencia constantes de nosotros mismos.

El Reiki ayuda a apreciar el vivir de una manera simple y saludable a través de conectarnos más con la naturaleza y mantener siempre una mente positiva.

El Reiki enseña a respetarnos a nosotros mismo y a los demás tal como somos.

Muestra cómo nuestros espíritus se relacionan con nuestro cuerpo y mente.

Aprendes a dedicar el talento a crear obras de arte, a escribir y traducir, a difundir energía positiva a más personas y a beneficiar a nuestra humanidad.

La curación a distancia para su ser más joven puede tomar muchos meses dependiendo de la edad y de la intensidad de los problemas que requieren curación.

Esto nos hace preguntarnos cómo alguien cree que puede «aprender» Reiki 2 en uno o dos días. ¡Lleva meses! ¡Años!

Por favor, tómate el tiempo necesario para integrar las lecciones espirituales y de sanación que te ofrece el Reiki.