Saltar al contenido
Usuireiki

Cargar objetos con energía reiki

Cargar objetos con energía reiki

Cargar objetos con energía reiki puede ser divertido. Puedes hacerlos desde cualquier forma de energía a la que tengas acceso y que puedas enviar al objeto.

Los que he encontrado más útiles son los objetos que se cargan con Usui Reiki, Expresiones Angelicales, Energía de Arcángel, y Protección Camuflaje Reiki.

Usui Reiki es una forma de sanación maravillosa que todos podemos usar y a la que todos tenemos acceso, especialmente con objetos energéticos.

Expresiones angélicas es el trabajo con los ángeles, sus atributos y energía.

Protección Camuflaje Reiki es una gran forma de protección, y al utilizarla en los objetos puede ofrecer una mayor protección en comparación al uso general de la energía.

Cómo cargar objetos con energía reiki

Cargar objetos con energía reiki, en cualquier forma, no sólo para las sugeridas anteriormente, puede hacerse de forma muy sencilla.

  1. Primero debes decidir sobre el objeto que deseas cargar. Piensa en esto y decide si esto va a ser algo para lo que te pongas, lo lleves, lo coloques en una casa u oficina, lo tengas alrededor de otras personas y, en general, para qué se va a usar.
  2. En segundo lugar, debes decidir con qué vas a cargar el objeto. ¿Qué forma de energía quieres usar con este objeto y por qué? Aclara tus intenciones en tu cabeza antes de empezar.
  3. Limpia el objeto con agua, sol, luna, vibraciones sonoras o el método que mejor resultados te ofrezca.
  4. Después de limpiar el objeto, tómalo con ambas manos, siéntate en una silla y coloca los pies firmemente en el suelo.
  5. Llama y haz funcionar la energía que quieras usar. Si la forma de energía tiene símbolos, dibuja el símbolo apropiado sobre el objeto y ejecuta la energía en este para comenzar su carga.
  6. Asegúrate de agradecer la energía proporcionada, sella la carga energética del objeto por medio de la intencionalidad o visualización y y rompe la conexión con el vínculo energético.
  7. Recuerda recargar el objeto tantas veces como sea necesario o recomendado por la forma de energía.
  8. ¡Ya tienes tu objeto de energía! Asegúrate de limpiar el objeto apropiadamente en función del objeto y de la energía utilizada.