Saltar al contenido
Usuireiki

Hawayo Takata

Hawayo Takata

¿Quién fue Hawayo Takata? 

Hawayo Takata fue una estadounidense de origen japonés, gracias a ella el reiki llegó al continente americano. Hizo que la terapia fuera conocida a nivel mundial, aprendiéndola en Japón para llevarla a Estados Unidos. Cuando recibió el tratamiento que la ayudó para sanarse de varias dolencias que padecía desde hace años, decidió aprender más a fondo sobre este sistema de sanación que le salvó la vida. 

Su maestro fue Chujiro Hayashi, antiguo discípulo de Mikao Usui, antes de que Usui falleciera en 1926, le encomendó que siguiera enseñando la disciplina sanadora para evitar que desapareciera. Hayashi después de la muerte de su sensei, abrió una clínica que también era un centro de enseñanza de la terapia. Hawayo Takata acudió a este lugar para tratarse sus padecimientos porque no deseaba una intervención quirúrgica para curarse.

Sorprendida porque el tratamiento la había curado, decide aprender sobre el sistema de la mano de Hayashi. Pasó un tiempo en la clínica aprendiendo y ayudando a los pacientes que acudían al sitio, era una de las condiciones de Hayashi para todo aquel que decidiera saber más del reiki, prestar ayuda en el centro. Ella regresó a donde vivía, en Hawái, con la intención de abrir un consultorio usando la terapia que la curó de sus males.

No solo sanaba a las personas con el tratamiento que había aprendido, también enseñaba sobre esta disciplina, impartiendo los conocimientos que le enseñó su maestro Hayashi. Así empezó a conocerse este sistema fuera de su país de origen, gracias a la labor de enseñanza de Hawayo Takata. Incluso el mismo Hayashi la ayudó a dar clases y conferencias en distintas partes de Estados unidos.

A raíz de esto, ambos son considerados como los grandes propagadores del reiki, traspasando las barreras de la distancia. Fueron los impulsores para que este sistema llegara a cualquier persona que decidiera practicarla, la internacionalizaron. Hayashi le hizo unos cambios para que pudiera ser entendible para todos, simplificando sus conceptos. Takata transmitió esa interpretación más simplificada a su país de residencia, poco a poco el tratamiento fue extendiéndose hacia otras partes del mundo.

Hawayo Takata es parte importante e imprescindible de la historia de esta disciplina, le debemos a ella que el sistema fuera conocido por otros países, no solo en Japón. La terapia que le ha cambiado la vida a muchas personas, sería desconocida sin la intercesión de Takata. Actualmente el tratamiento es mundialmente practicado, y existen muchos estilos que podemos escoger para practicar, dependiendo de nuestro gusto.

Por eso es necesario saber sobre los personajes que hicieron que el reiki tenga relevancia hasta el día de hoy, hay que estar siempre agradecidos por el trabajo que hicieron para que el sistema no desapareciera. Por ellos es que la disciplina se mantendrá por muchos años más. Es indispensable que sepamos sobre las figuras fundamentales de la terapia, nos servirán de inspiración para que practiquemos y aprendamos todo lo referente a ella.

A continuación, te hablaremos un poco más de Takata, ella es un ejemplo de las maravillas que puede hacer el tratamiento en nuestra vida, también para motivarnos a tener más conocimiento sobre el mismo.

Resumen biográfico de Takata

Nació el 24 de diciembre de 1900, en Hanamaulu, Hawái, Estados Unidos. Antes de recibir el apellido de casada, su nombre era Hawayo Hawamuru. Sus padres eran inmigrantes japoneses y trabajadores agrícolas. Empezó a trabajar desde muy joven en una plantación de caña de azúcar, donde también trabajaba su familia. Trabajó como empleada doméstica en una hacienda del lugar.

Durante el tiempo que laboró en ese sitio, llegó a ser encargada de 20 empleados, coordinando los trabajos que ellos debían hacer. En ese entorno conoce a Saichi Takata, un contador que trabajaba en la misma residencia, ambos se casaron y tuvieron 2 hijas. Su esposo fallece en 1930, debido al cáncer de pulmón a la edad de 34 años, tuvo que trabajar en exceso para mantener a su familia.

Con el paso de los años desarrolló problemas de salud, como dolores en el abdomen, una enfermedad pulmonar y agotamiento nervioso. En 1935 viajó a Japón para comunicarles a sus padres, que regresaron para pasar unas vacaciones de un año, que su hermana había fallecido, con solo 25 años a causa de tétanos. Aprovechando su estancia en aquel país, fue a una clínica llamada Maeda, en Akasaka.

Allí le diagnosticaron un tumor en el abdomen, piedras en la vesícula y apendicitis. Tuvo que ser internada para hacerle una cirugía, pero su intuición le decía que para curarse no era necesaria la operación. Decidió suspender la intervención, entonces le preguntó al médico que la atendía si había una forma de sanar sus dolencias que no fuera por un procedimiento quirúrgico, este le dijo que asistiera a la clínica del Dr. Chujiro Hayashi.

Cuando llegó al centro fue recibida por la esposa de Hayashi, Chie. Fue tratada por un lapso de 4 meses por 2 terapeutas, uno colocaba sus manos en la cabeza y el otro en el abdomen, recibía 2 sesiones diarias de reiki. En ese transcurso de tiempo fue sanada totalmente de sus padecimientos, impresionada por lo esta terapia había hecho en su cuerpo, quiso aprender más sobre ella.

Fue insistente desde el inicio para que Hayashi le enseñara todo lo referente a este sistema de sanación, pero este se rehusaba a enseñarle, ya que Takata era extranjera y tenía cierto desacuerdo con que los extranjeros aprendieran la disciplina. Pero la insistencia de Takata, más la intervención de su esposa Chie, hicieron que accediera a ser su maestro en el arte de la sanación mediante la imposición de manos.

Hawayo Takata se trasladó a vivir en la casa de la familia Hayashi para realizar su aprendizaje en el tratamiento. En 1936 adquirió el nivel 1 (shoden), en 1937 después de trabajar en la clínica de Hayashi, atendiendo pacientes y recibiendo clases, obtuvo el 2do nivel (okuden). En ese mismo año viajó de vuelta a Hawái donde abrió un consultorio, atendió a muchas personas, a la vez que enseñaba el sistema para divulgarlo.

Hayashi la visitó para ayudarla con su consultorio, también para dar a conocer esta técnica en muchos lugares de Estados Unidos, dictando cursos y conferencias. En 1938, Takata recibe la maestría (shinpiden). En 1940 viaja nuevamente a Japón para reunirse con Hayashi, que le había comunicado que viajara para decirle un anuncio importante. Hayashi comunicó que Takata era maestra reiki, podía formar nuevos maestros en la disciplina.

También anunció que se suicidaría mediante el ritual seppuku, esto como forma de protesta por la participación de Japón en la Segunda Guerra Mundial, además de que iba a ser llamado para combatir (era militar de reserva) y eso distaba mucho de sus principios. Hawayo Takata se dedicó a difundir el sistema en occidente, empezando por Estados Unidos y Canadá hasta llegar a Europa.

Entre 1976 y 1980 formó a 22 maestros, falleció el 11 de diciembre del año 1980, a la edad de 80 años.

Hawayo Takata pasó una situación difícil que la hizo recurrir al reiki, gracias a las bendiciones de la energía universal pudo superar las dolencias que la aquejaron por años. Esto la motivó a aprender sobre este sistema de sanación, convirtiéndola en la primera extranjera en ser formada y ser maestra. Todos los que practicamos la terapia debemos estar agradecidos por la labor de difusión de Takata.

Sin su dedicación a la hora de transmitir el tratamiento en occidente, seguramente desconoceríamos la disciplina actualmente. Ella hizo, con la ayuda de Hayashi, que el sistema fuera conocido a nivel mundial, traspasando las barreras de la distancia y del idioma. Su vida es un ejemplo de superación, una de las pruebas de que la energía universal fluye en nosotros para hacernos vivir sus bondades, lo que tenemos que hacer es simplemente confiar en ella para que nos sorprenda.