Saltar al contenido
Usuireiki

Historias personales de reiki

historias personales de reiki

En nuestra labor de divulgar el reiki hemos decidido incorporar una serie de historias personales de reiki que nos llegan a través de diversas vías de contacto. La que sigue es una de dichas historias.

Para mí, el Reiki fue reencontrarme con mi tan ansiado yo que había perdido. Como un niño que nació con la percepción extrasensorial. Yo podía sentir cuando algo era bueno o malo para mí, como una verdad interna.

Me resistía al adoctrinamiento por la religión o la educación como si no fuera con mi ser. Mi niño interior sentía que esto no era integridad y por lo tanto no era digno de mi atención.

Mientras que los padres pueden ser bien intencionados cuando intentan corregir a sus hijos «para ser mejores personas» siempre hay un perdedor en esta mentalidad, que normalmente suele ser el niño indefenso.

Lo que me más gustaba del Reiki es creer en algo que no cancela las creencias que tiene la otra persona.

Todo: espiritualidad, filosofías o creencias religiosas pueden coexistir en la más absoluta armonía del universo con el Reiki. Y más aún, el reiki mantiene su verdad e integridad.

Esto es algo que realmente necesitaba en mi práctica espiritual y la amo con todo mi corazón.

En 2012 fue mi despertar.

Me abrazó la energía y se inició una transformación en mí que cambió el curso de mi vida drásticamente a mejor.

En el corazón de esta transformación se encontraban dos cosas: la práctica de Reiki y el arte.

Encontré a mi maestra de reiki a través de Google. Ella tenía 25 años de experiencia con el Reiki, estaba muy bien informada, y tenía un éxito tremendo con el reiki fuera de casa.

Cuando la conocí supe que era lo que estaba destinada a hacer. Fue un intenso conocer y después de tantos años de represión y de vergüenza, de quién o qué era, me abarcó en todo mi ser, para nunca volver a mirar atrás.

Ese mismo año, en 2012, obtuve el segundo nivel en reiki.

En ese día, a pesar de no tener experiencia en cómo dirigir un negocio o en la práctica de Reiki, yo podía sentir que estaba destinada a ello y que no tenía miedo.

El reiki me silenció las voces, en mi mente, de todos aquellos que me dijeron, durante años, que no abrazara a la Madre Celestial, o no aceptara el sentir mis sentimientos, o no estar viviendo tu vida de acuerdo a las reglas o que realmente necesitas para poder estar mejor. Ignoré todo.

Confiaba en el inocente de 5 años, dentro de mí, quien dijo que estas creencias estaban equivocadas para mí.

Estaban equivocadas porque cuando confiaba en el instinto y la orientación de esta parte de mí al 100 % me di cuenta de que la inocencia es mi «yo superior» y sabe exactamente qué es lo mejor, pero también lo que yo deseo.

Mi yo superior cumple con mis necesidades, se asegura de que tengo una buena vida que me encanta.

Me guía a trabajar en mí misma.

A trabajar a través de mis traumas.

Gracias a ello he llegado a ser feliz de una manera que transforma las creencias de todas las personas en mi vida que han intentado cambiarme, ya que esas personas eran incapaces de ver las formas en que me trataban. Pude hablarles desde el corazón sin resentimiento. Esa fue la clave, el poder hablarles de eso que tanto daño me hizo durante tanto tiempo.

Recomiendo Reiki a aquellos que quieren pulsar el botón de reinicio en su ego y transformarse en algo que se asemeje a su yo auténtico.

El Reiki es importante para la curación de cualquier persona que sufre de adicción, TOC, así como otros problemas mentales o emocionales.

Los Traumas no resueltos, se encuentran en el corazón de muchas de estas aflicciones.

Reiki nos ayuda a integrar nuestras experiencias desde un prisma orientado al amor para reprogramarlas y curar las situaciones dolosas.

La forma en que trabaja el reiki es distinta en cada persona.

Es difícil decirle a una persona nueva que Reiki les ayuda con esto.

Reiki siempre ayuda directamente en aquello que se necesita, en lugar de lo que el cliente a menudo quiere trabajar, porque el concepto de sus problemas pueden ser muy diferentes de lo que realmente está fuera de equilibrio, especialmente si son muy conscientes de sus propias emociones y deseos.

Por esta razón tienden a centrarse en los Chakras mientras que yo trabajo con los clientes.

Los Chakras son una herramienta maravillosa para comprender el sistema operativo de un cuerpo humano, la mente y el espíritu.

Los Chakras toman todos los aspectos de un ser humano en consideración y en múltiples dimensiones.

Al final de la sesión la mayoría de la gente se siente muy tranquilo, relajada y abierta. Me encanta ver eso en las personas.

Han sido 7 años desde que entré en sintonía con el Reiki y comencé con el reiki como carrera profesional a tiempo completo.

Ha sido una milagrosa experiencia.

Cuando empecé a utilizar la energía de Reiki, comencé a ver la magia que existe en el mundo y que era incapaz de ver y de creer.

Miro hacia atrás en todo lo que he trabajado y me doy cuenta de que soy tan fuerte a día de hoy en tanto que puedo manifestar y crear mis sueños y deseos con impresionante facilidad y comodidad.

Gracias al reiki puedo vivir como siempre he soñado querer vivir cuando era niña.

Recomiendo Reiki para todos los que buscan la liberación de viejos patrones y programas.

Lo recomiendo para aquellos que están sumidos en el dolor y en el miedo.

Bendiciones en tu viaje con el reiki.