Saltar al contenido
Usuireiki
mikao usui

¿Quién fue Mikao Usui?

El maestro Mikao Usui fue el redescubridor del reiki, después de haber meditado, ayunado y orado por 21 días. Logró alcanzar la iluminación, que se tradujo en la correcta fluidez de la energía universal por su cuerpo, se puso en sintonía en ese lapso de tiempo con el universo. Supo que había redescubierto una técnica milenaria, porque en sus estudios sobre diferentes religiones siempre se hablaba de la imposición de manos para sanar muchas dolencias. Lo que hizo Mikao fue volver a esa práctica de sanación que databa de muchos años atrás.

Desde que Usui redescubrió ese conocimiento ancestral, se dedicó a enseñarlo a otros, creando así su propia escuela de esta disciplina. No solo trabajó en enseñar a los demás sobre los conocimientos de la misma, también sanó a muchas personas con la imposición de manos. Al ver de lo que era capaz de hacer Mikao con su técnica, muchos se impresionaron y decidieron ser sus alumnos.

El reiki se expandió por el mundo gracias a los estudiantes del sensei Usui, que a raíz de sus enseñanzas, crearon sus propias escuelas con interpretaciones diferentes de esta terapia energética. Personas de otros países del mundo viajaron a Japón para saber más sobre este tratamiento, muchos de ellos se impresionaron de los resultados que obtenían tanto a nivel físico como espiritual, que decidieron llegar a ser maestros. Volvieron a sus países de origen y fundaron sus centros de enseñanza.

Toda la expansión que tuvo este conocimiento de sanación es gracias a Mikao Usui y sus estudiantes. Evitaron que se perdiera u olvidara en el tiempo esta disciplina, ellos hicieron que emergiera de las sombras. Actualmente el reiki es una terapia complementaria avalada por la OMS (Organización Mundial de la Salud), practicada en muchos países, además de contar con múltiples y diversos estilos permitiendo que las personas escojan la que más se adapte a sus necesidades.

Es un tratamiento que está al alcance de todo el mundo, cualquiera puede practicarlo. Todos somos capaces de aprender esta técnica, practicándola frecuentemente mejoraremos considerablemente nuestra vida, porque crecemos en los niveles físico, espiritual, mental y emocional. También es importante saber la historia de la terapia, sobre los personajes que hicieron que se volviera a hablar de ella. Por eso es fundamental que hablemos un poco de Mikao Usui, nada más que el redescubridor de esta disciplina.

No te preocupes, el contenido de su biografía no es complicado, todos podemos saber acerca del sensei Usui. Si practicamos reiki debemos conocer la historia de Mikao, que puede servirnos de inspiración para la meditación, la paciencia, el hacer lo correcto y el crecimiento espiritual. Su figura es un ejemplo para los reikistas que buscar perfeccionar cada día su conexión con el universo.

Resumen biográfico 

Nació el 15 de agosto de 1865, en la villa de Taniai, Yago Gun en el distrito Gifu en Japón, en lo que hoy se conoce como Miyama-cho. Su padre fue Uzaemom y su madre de la familia Kawaii. A la edad de cuatro años en 1869, Usui ingresó al monasterio Tendai, donde aprendió y practicó Kiko (Qi-gong), un método de sanación de origen chino, hasta su adolescencia. En 1892 pasó de la secta Tendai al budismo Shingou. En 1900 creó un sistema de sanación natural basado en la medicina oriental establecida. 

Esta técnica se basaba en las posiciones de la acupuntura junto con otras prácticas taoístas, consistía en atraer energía, ser una especie de canal para transmitir esa fuerza a otros que lo necesitaran. Aparte del desarrollo de su vida espiritual, Usui era de profesión comerciante, tenía un negocio propio. Su emprendimiento fracasó, quedándose muy endeudado, esto lo motivó a meditar regularmente en una cascada que quedaba al lado del monte Kurama. Meditaba para hallar paz y tranquilidad en tiempos difíciles.

Mikao desde siempre tuvo interés por la sanación, se interesó en las sanaciones que hicieron Buda y Jesús, quería descubrir si se podían hacer en su tiempo. Practicó meditación zen por 3 años en un monasterio, un amigo de él lo invitó a quedarse. Durante ese tiempo estudió manuscritos budistas, aprendió chino y encontró un método curativo de origen tibetano, que halló en el sutra tibetano del loto, pero no obtuvo los resultados esperados.

Siguiendo el consejo de su amigo, un abad zen, se fue a meditar en el monte Kurama para buscar el satori, que significa iluminación. En ese lugar después de haber meditado, orado y ayunado por 21 días, halló el satori. Su vibración se alineó con la del universo, lo cual desembocó en la habilidad de sanar con las manos, además nacieron los símbolos del reiki, que consistían en una serie de mandalas que representaban la energía, el amor y la luz. La cuarta imagen quedaba para potenciar a las otras.

Usui decidió no apropiarse para el solo este descubrimiento, quiso sanar a otras personas mediante la técnica que había redescubierto. Después de tantos años de estudio y de haber creado unos cuantos sistemas de sanación que no tuvieron éxito, al fin consiguió uno que podía ser de gran ayuda para las personas que lo necesitaran. Decide ir a una zona pobre de Kyoto, para poner en práctica su técnica sanadora, pero se llevó la sorpresa de que la gente que curaba de sus padecimientos volvía a la vida que lo perjudicaba, haciendo reaparecer las enfermedades.

Decide entonces transmitir el reiki a personas que lo valoraran como se debía, así comienza a formar su círculo de estudiantes. En abril de 1922, fundó el “Usui Reiki Ryoho Gakkai” (Asociación de Reiki por el Método de Sanación Usui) e inauguró su primera clínica en Aoyama, Tokio, donde enseñó y practicó Reiki Ryoho. Continuó sus estudios en el budismo Shinto, Mahayana y descubrió el Reiju (método de transmisión) y el Hatsurei-ho (limpieza de cuerpo, mente y espíritu). Estas enseñanzas también las transmitió a sus alumnos.

En 1923 un terremoto devastó la ciudad de Tokio, dejando un saldo de 100.000 personas muertas y 30.000 quedaron desaparecidas. Mikao junto con sus estudiantes viajó a la capital nipona para ayudar mediante el reiki a las personas que lo necesitaban urgentemente. Usui muere producto de un infarto el 9 de marzo del año 1926, se dice que 16 de sus alumnos llegaron a ser maestros y dejó a más de 2000 practicantes en todo Japón.

Un dato relevante para nombrar es que él se casó con Sadako Suzuki, tuvieron 2 hijos, llamados Fuji, el varón, y Toshiko, la niña. 

Podemos decir que en vida, Mikao Usui se dedicó a la búsqueda de un conocimiento milenario que le permitiría sanar dolencias a las personas, y no solo esto, también al crecimiento espiritual incorporando enseñanzas de diferentes disciplinas budistas. Fue un monje budista que se apasionó por el estudio de distintos dogmas y religiones para dar con el método de sanación que estaba buscando.

Estudió desde temprana edad sobre el budismo, además de artes marciales. Toda su vida fue un constante aprendizaje, nunca se detuvo para aprender cosas nuevas, los nuevos elementos que aprendía los incorporaba a su rutina diaria. Trabajó tanto en perfeccionar su espíritu que esto lo llevó a redescubrir el reiki tras meditar por 21 días, dando un ejemplo de dedicación y paciencia.

No quiso que la técnica de sanación quedará solamente en sus manos, la enseñó a muchas personas y ayudó a sanar a tantas otras. Es un modelo a seguir que nos enseñó esto: si posees algo que pueda ser beneficioso para los demás, tu deber no es ocultarlo, sino darlo a conocer. Su vida la consagró al estudio y a realizar lo correcto, eso se nota cuando atendió a los afectados por el terremoto en Tokio. 

También es un ejemplo de perseverancia, después de probar métodos antiguos de sanación que no tuvieron éxito continuó buscando hasta encontrar el reiki. Ese hallazgo tardo mucho tiempo en concretarse, pero con cada nuevo intento que hacía se acercaba cada vez más a la terapia de imposición de manos definitiva. Gracias a él tenemos una disciplina que es practicada por muchas personas a nivel mundial.

Mikao dejó un legado que perdura hasta el día de hoy, y que perdurará por mucho más tiempo. Sin duda su logro más importante fue haber redescubierto el reiki, haberlo sacado de las sombras, ese redescubrimiento les ha cambiado la vida a muchas personas. Ese camino a la paz les ha servido para superar momentos difíciles.