Saltar al contenido
Usuireiki

Cinco Maneras para Ser un trabajador de la luz

trabajador de la luz

Un trabajador de la luz posee una alma cuyo principal propósito en la vida es ser un faro de luz en el mundo. Durante este período de tiempo en el que vivimos, los trabajadores de la luz tienen un importante papel que jugar.

Como un auténtico trabajador de la luz, puedes encontrar estos cinco sencillos métodos para que aumente tu luz en el mundo.

Practica reiki

Al estar comprometido con la práctica del reiki, automáticamente haces el trabajo de luz. El motivo es que puedes anclar la alta frecuencia de la luz del reiki en Gaia.

A medida que realices tratamientos de reiki, actualizarás tus niveles de conciencia. Se disuelven las bajas energías y empiezas a experimentar la ascensión espiritual, de una forma muy natural. Al ascender en los niveles superiores de la conciencia, ayudas a Gaia a ascender.

Honra tus pasiones

Cuando sigues a tu corazón y honras tus pasiones, sigues el canal de luz en el mundo. La pasión hace que cobren vida.

Así, es cuando cobras vida y tu vibración personal recibe un impulso natural. De esta forma, la energía recibe una diferenciación positiva con respecto a los demás.

Si honras tus pasiones, no puedes buscar una gratificación económica. No obstante, puedes lograr hacer un hueco para que formen parte de tu vida, porque son una parte de lo que eres.

Llama a los ángeles

Los ángeles vibran a frecuencias muy altas de amor incondicional y pura luz. Están llegando a nuestro planeta en cantidades cada vez mayores para ayudar a Gaia a través de su proceso de ascensión.

Los ángeles están ansiosos de ayudar a las personas a través de su despertar espiritual y ayudarnos a trascender los desafíos de la vida humana.

Al decidir trabajar con los ángeles, permites que su vibración llegue a tu vida. Así, empezarás a encarnar en ti la energía angelical y ayudarás a emitir más luz en el mundo.

Ser auténtico

Al hacernos mayores, nos suele resultar muy cómodo pretender ser aquello que no somos.

Es habitual, por desgracia, usar una máscara en nuestro día a día que oculte nuestro ser en bruto.

Por suerte, al avanzar en el camino de la ascensión, dicha máscara deja de lado su función y empezamos a mostrar nuestro yo más auténtico.

No tengas miedo de dejar tu máscara y mostrarte tal cuál eres.

Encarna la paz

Todos nosotros nos hemos topado con casos en la vida cotidiana donde nos encontramos con energías de baja vibración.

Tal vez tus compañeros de trabajo participan en cotilleos o chismes de índole cruel en lo que te veas inmerso de forma involuntaria. Puede darse el caso también de que veas comentarios con cierto tono de odio en las redes sociales.

En lugar de sentirte mal por ello, trata de enfocar la situación desde un prisma de paz.

Cuando te veas inmersa en dichas situaciones, realiza una interiorización con tu propio yo y opta por la vía pacífica sin llegar a imponer tu punto de vista.

Al fin y al cabo, es por lo que estás aquí.

Namasté, queridos trabajadores de la luz.